Ejercicios que te ayudarán para los viajes más largos

viajes largos

Uno de los factores que más incide en la cantidad de siniestros viales en Chile y en el mundo es el cansancio o la fatiga. Después de varias horas conduciendo las personas muestran síntomas que influyen en el desempeño y la movilidad, razón suficiente para mantenernos siempre en buen estado físico.

La elongación de las extremidades del cuerpo así también como otros movimientos y ejercicios, ayuda de sobremanera a quienes conducen un medio de transporte. Sobre todo, si manejan a diario. La fatiga que se acumula después de una semana ajetreada de trabajo y rutas comerciales, por ejemplo, en el caso de las empresas que contratan flotas de vehículos, trae consecuencias en las personas. Sobre todo si los trayectos tienen bastante kilometraje.

Es por tal motivo que se hace necesario contar con la información adecuada para levantar un plan de entrenamiento básico. Como una especie de kit de emergencia para esos momentos en que, en medio de un viaje, no encontramos la energía para continuar. Desde nuestra compañía líder en el rubro de arriendo de vehículos, Gama Leasing, instamos a nuestros clientes y a la población en general a practicar una conducción responsable, a la defensiva y siempre cuando nosotros mismos estemos preparados física y emocionalmente.

– Para evitar la somnolencia, el cansancio y el dolor muscular mientras manejamos un automóvil durante mucho tiempo recomendamos evaluar y entrenar algunas partes del cuerpo que son fundamentales en dicha actividad. Lo primero es la espalda. Trata de mover el torso de tu cuerpo y elonga las zonas que sientas más tensas. Estírate hacia atrás y también hacia tus costados. Hazlo gradualmente.

– Al bajar del vehículo en tu pausa de descanso, quédate de pie y toca con tus dedos de las manos el suelo o, si todavía no alcanzas, tus pies. Esto sin doblar tus rodillas. Tras ello vuelve a tu posición inicial y mantén el equilibrio con una sola pierna en el suelo. Dobla la otra pierna que no toca el piso hacia atrás y estira los músculos de esta tomando el pie con tu mano. Repite el movimiento con tu otra pierna y mano, apoyándote en tu auto si lo necesitas.

– Toma tus manos moviendo los brazos desde tus costados hacia arriba, formando un medio círculo. También llévalos hasta atrás sin mucha fuerza, ya que cualquier movimiento brusco puede causar una lesión. Mueve tus muñecas y tus dedos para que no se mantengan fijas.

– Lleva tu cabeza lentamente hacia los costados, intentando visualizar lo más atrás que puedas. También muévela despacio hacia atrás y adelante para así estirar tu cuello. Mantén siempre una posición erguida al volante.

Recuerda que si no te sientes 100% cómodo o seguro para conducir debido a la acumulación de horas trabajando, no tomes el vehículo. Haz pausas en tu camino, lleva el alimento indicado y no te olvides de realizar estos y más ejercicios.

Para contratar y conocer más sobre la oferta de Leasing Operativo de Gama Leasing puedes hacer click aquí.